Venta de lotes y casas sube en Bolivia

Venta de lotes y casas sube en Bolivia

 

Los precios de los lotes suben entre el 25 y 100 por ciento cada año, según la estimación de pobladores que buscan comprar un predio para vivienda y empleados de bienes raíces. La población coincide en que una de las principales razones es la especulación en manos de loteadores avivada por el narcotráfico y/o las remesas.

En el sondeo realizado a varias empresas de bienes raíces y ciudadanos de a pie, se evidenció que los lotes en que en su mayoría suben en 100 por ciento cada año son aquellos que recientemente fueron urbanizados, principalmente, en cerros o zonas alejadas de la ciudad.

“Yo me compré a 2 mil dólares y una vecina que lo hizo junto conmigo ya lo vendió a 4 mil”, expresa Fidel Arismendi, quien el año pasado adquirió una propiedad en una zona próxima al límite con Arbieto.

Los lugares donde los terrenos tendrían un menor porcentaje de incremento anual en los precios, estarían en la zona norte y central, pero los precios son los más elevados. Podrían oscilar entre 100 mil y un millón de dólares.

“La pena es que hay gente, como los narcotraficantes y contrabandistas, que sí pueden pagar miles de dólares por un lote y a los que tenemos ingresos medios nos dejan sin oportunidad”, reprocha Claudia Guzmán, vecina de Cercado.

Para el gerente de la empresa de bienes raíces, Faros S.A., Jhonny Flores, los terrenos en Cochabamba siempre han sido apetecidos ya sea por su clima o su ubicación geopolítica. Pero que, sin embargo, hubieron épocas cuando la demanda subió significativamente y se inició a partir de los años 80, cuando los primeros flujos migratorios se trasladaban a la Argentina.

“Los qhochalas han migrado siempre, primero a la Argentina, luego a Estados Unidos, pero fue más fuerte desde el 2000 hasta el 2010, con la salida a Europa. Existió una demanda terrible”, explicó Flores.

Los empleados de bienes raíces coinciden en que esta frenética búsqueda de propiedades en Cercado por parte de gente de provincias se ha paralizado, pero que en cambio la que se ha mantenido y, tal vez avivado, con la migración de gente del occidente, principalmente, Oruro, Potosí y La Paz.

“Desde que yo tengo uso de razón, Cochabamba siempre fue vista como el lugar de reposo de todos los jubilados”, señala Atenor Quinteros, oriundo de La Paz.

Una evidencia de esta afirmación son los innumerables barrios mineros o de maestros provenientes del occidente, que existen en la ciudad como en Villa Galindo, Mayorazgo, Sarcobamba, Pacata, y la zona sud de la ciudad, entre otros.

“Vinieron las empresas mineras a comprar grandes extensiones de tierras para luego darlas a los mineros”, expresa Flores.

Añade que actualmente la demanda es fuerte, pero no hay terrenos disponibles y no se trata de que ya no existan lotes sino de que está en manos de especuladores de la tierra con fines de engorde.

El jefe de la dirección de Ordenamiento Territorial de la Alcaldía, Isaac Maldonado, señala que existen todavía terrenos disponibles. “Un 60 por ciento del área urbanizable en la zona sud todavía tiene terrenos para la construcción mientras que en la zona norte se reduce a un 10 por ciento ”, explica la autoridad apoyándose en los datos de la última ampliación de la mancha urbana.

Las zonas que aún muestran áreas con lotes disponibles para fines de vivienda sin comprometer las áreas verdes y agrícolas, están ubicadas en las barrios de K’ara K’ara, Pampa San Miguel, Tamborada, Pucara Grande y Uspha Uspha, en la zona sud.

Y en la zona norte se pueden ubicar lotes baldíos y por fraccionar en los barrios de Ticti Norte, Sarcobamba, Pacata, Mesadilla, Frutillar y Coña Coña.

Apuntes.

Mayor demanda.

Tanto los terrenos en las zonas residenciales como en las periféricas tienen la misma demanda. En Cochabamba, los precios de lotes nunca bajaron, pero sí en algunas épocas se mantuvo.

Disponibilidad

Empleados de bienes raíces indican que actualmente la demanda es fuerte, pero que no hay disponibilidad de lotes que estén a la venta.

Tendencia

En los últimos años, la tendencia de la población paceña ha sido migrar hacia el oriente del país, principalmente, Santa Cruz.

Consecuencia

Al no encontrar lotes accesibles o disponibles en el centro de Cercado, la población opta por buscar tierras en poblaciones próximas en los municipios de Tiquipaya, Quillacollo, Colcapirhua y Sacaba.

“Necesitamos una norma que regule los precios”

El presidente de la Cámara de Bienes Raíces Cochabamba (Cebirac), Jhonny Flores, expresó la urgente necesidad de contar con una norma que permita regular los precios de los lotes, a fin de evitar la especulación que cada vez más coarta las posibilidades de acceder a un terreno en el Valle.

“Necesitamos una normativa que regule los precios”, dijo Flores al señalar que independientemente de la libre oferta y demanda existe gente especuladora que distorsiona el mercado de los terrenos. Tendría que regular no solo la actividad de las empresas de bienes raíces sino también la libre oferta y demanda.

“Hay sectores ‘calientes’ donde un día alguien compró un lote a 150 mil dólares y a los pocos meses a medio millón, pero eso es una de 100 transacciones, y por eso la gente empieza a especular”, reprochó.

Recordó que en el país se vienen implementando muchas normas y que la compra y venta de lotes no debería ser la excepción.

La gente podrá acceder a terrenos hasta el año 2050

La población interesada en comprar un lote en el área urbana de Cochabamba podría acceder a estos predios hasta el 2050, sin que esto signifique expandir más la mancha urbana, que recientemente fue ampliada, ni afectar áreas agrícolas y de preservación, según las proyecciones del departamento de Ordenamiento Territorial de Cercado.

El jefe de este departamento, Isaac Maldonado, informó que en la superficie urbana aprobada actualmente existen 9 mil hectáreas de terrenos consolidados con viviendas, 1.997 en proceso de consolidación y 1.799 son áreas de expansión.

Según estos datos, del total del área urbanizable, solo el 58 por ciento habría sido ocupada en los más de 200 años de vida que tiene el municipio, y resta un 48 por ciento que aún puede cubrir la demanda de generaciones futuras, por lo menos hasta el 2050. Lo llamativo es que la tendencia es muy acelerada, según las proyecciones Cochabamba se expandiría en 36 años lo que demoró en 200 años.

Acotó que en la zona sud, el 60 por ciento todavía está disponible y en la zona norte un 10 por ciento . En la primera gracias a la nueva ampliación de mancha urbana y en la segunda solo con lotes baldíos y otros terrenos que fueron fraccionados.