Bellas casas en Venta – Zona residencial

Pero si hay un mercado afectado en el area de la inmoviliaria es el del alquiler, donde a estas alturas se puede decir que la burbuja de las rentas ha pinchado, sobre todo en Barcelona, donde caen un 12% este año, y en Madrid, donde el descenso supera el 8%, según Fotocasa. El mercado del alquiler ha sufrido grandes cambios durante 2020 y no solo por la bajada de precios. La oferta se ha disparado: en septiembre ha crecido en torno a un 50% respecto al mismo mes del año anterior, según Servihabitat. “Se explica por el trasvase de propiedades turísticas y de alquiler a corto plazo al mercado residencial, o por el cambio de venta a alquiler de propietarios que no consiguen alcanzar sus expectativas de precio”, aprecia el servicer.

Las rebajas continuarán en 2021. Algunos, como Gonzalo Bernardos, las llevan hasta 2022. “Es probable que la tendencia en el ajuste de los precios se mantenga en las principales capitales hasta que se diluya el stock”, indican en Idealista. Además, el Gobierno va a limitar el precio de los alquileres en zonas tensionadas, una medida en contra de la que se ha posicionado todo el sector.

Un alquiler más económico podría ser un respiro para los jóvenes, de nuevo los grandes perjudicados de esta crisis. Aunque ojo, porque “puede tener efectos secundarios indeseables para los jóvenes si sirve para que solamente quienes dispongan de una posición laboral estable resulten merecedores de acceder a un contrato de arrendamiento”, opina Mariano Urraco Solanilla, doctor en Sociología y profesor en la Universidad a Distancia de Madrid.

Llegados a este punto, y arrastrados por los duros efectos económicos que deja la pandemia, los jóvenes españoles tienen muy difícil comprar y alquilar. Al menos solos. “La situación de incertidumbre económica generada por la pandemia ha llevado a muchos jóvenes a aplazar, todavía más, una transición residencial que ya era lenta, por cuanto España tiene una de las edades medias de emancipación más altas de Europa”. Además, los jóvenes afectados por un ERTE están alimentando la dinámica, ya conocida en España, de regreso al nido familiar. “Una vez más, la familia se presenta como el principal colchón de los jóvenes (y no tan jóvenes) españoles”, añade Urraco.

Se agranda la brecha entre quienes pueden comprar y alquilar y los que no. El año 2021 trae fuertes desigualdades, también en el ladrillo.